HONG KONG, capital de los contrastes

Como sabéis, en Kunugi nos movemos a menudo a lo largo y ancho del planeta, buscando las gemas más especiales… y nos encanta. Pues bien, hoy os queremos hablar de uno de los lugares que más nos gusta visitar: la ciudad de Hong Kong.

Bodegón HONG KONG

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y es que por mucho que se frecuente, esta ciudad tiene la capacidad de sorprendernos a cada visita, ya sea con el último rascacielos inaugurado o con la infinidad de restaurantes dedicados a comidas tradicionales de las regiones más remotas de China que abarrotan sus calles.
Este contraste entre tradición china y modernidad occidental tiene un motivo: Hong Kong fue colonia inglesa durante 99 años, lo que le confiere una personalidad totalmente única que mezcla sin complejos las creencias y rituales ancestrales de oriente con el ritmo y la estética de las grandes urbes de occidente.

Para disfrutar al máximo de esta dualidad tan característica de Hong Kong, nada mejor que empezar el día con una excursión a la isla de Lantau, donde un teleférico nos acerca al Buda sentado del Monasterio de Po Lin, la figura de bronce más grande jamás construida con la imagen de Buda. Recorrer las callecitas del Monasterio nos transporta a un lugar que parece estar muy apartado del mundanal ruido de la ciudad, pero nada más lejos de la realidad.

Apenas dos horas de transporte público y ya estamos de vuelta en la vorágine de la ciudad. Un paseo por sus calles abarrotadas de tiendas de todo tipo (la ropa es especialmente barata, por lo que os recomendamos no llevar la maleta muy llena) y una cena en el Félix, el restaurante del mítico Hotel Península, con su impresionante vista nocturna del skyline y la bahía de Kowloon, nos devuelven de golpe al siglo XXI.

¿Estáis pensando en ir a Hong Kong? Pues la primavera y el otoño, épocas libres de monzones, son los mejores momentos para disfrutar de este destino tan especial. Eso sí, no os olvidéis de meter en la maleta un buen cristal de roca, la gema que os cargará de la energía necesaria para disfrutar a tope de una ciudad que jamás descansa.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *